Recompensas
Cómo amamantar

Cómo amamantar

La leche de cada mamá está formulada específicamente para su propio bebé y está llena de células que combaten infecciones y de proteína que ayudará a mantener al pequeño feliz y saludable. Amamantar a tu hijo es una experiencia que los dos pueden disfrutar. Al principio puede requerir un poco de práctica, pero hay muchas, muchas razones para hacer tu mejor esfuerzo por amamantar a tu bebé.

Los beneficios para mamá

Amamantar provee beneficios de salud específicos tanto para ti como para tu bebé. Además de ser una forma ideal de tener un vínculo cercano con tu nuevo bebé, la lactancia ayuda a estimular hormonas que contraen tu útero hasta el tamaño que tenía antes del embarazo. Amamantar también te ayuda a perder peso después del embarazo porque usa y agota la grasa de tipo especial que acumulaste con el embarazo antes de que se vuelva una parte establecida en tu figura. La lactancia te ayuda a perder ese peso a la velocidad precisa. Aunque no es bueno perder demasiado peso inmediatamente después de dar a luz. Las mujeres lactantes necesitan entre 2.5 y 4.5 kilos por encima de su peso antes del embarazo para que su cuerpo se mantenga saludable mientras alimentan a su bebé. Si pierdes peso muy rápidamente, se podría afectar el suministro de leche cuando tu bebé llegue a un punto de crecimiento acelerado y necesite comer más. Esos kilos adicionales desaparecerán naturalmente en el curso de los primeros seis meses.

Qué esperar al principio

Tu leche materna llegará unos cuantos días después de que nazca tu bebé. Hasta entonces, tus senos estarán ocupados produciendo calostro, que es lo que él beberá al principio. Esta sustancia espesa y amarillenta está llena de proteína y anticuerpos que ayudarán a tu bebé a combatir las enfermedades. El calostro es la primera comida de tu bebé, y también su primera "inmunización" contra enfermedades. Tiene una gran reserva de agua y grasa que utilizará mientras toma este precioso material. A esta edad, su estómago sólo puede retener una cucharadita de líquido, así que no se necesita mucho para llenarlo. Antes de que la leche baje completamente, puedes empezar a amamantar a tu recién nacido cada hora durante sus primeros dos días de vida. Esto ayuda a tu cuerpo a crear un buen suministro de leche, uno adaptado perfectamente a las necesidades de tu bebé. En sólo dos a cuatro días, tu cuerpo se adaptará solo a esta "información", y tu bebé necesitará comer con menos frecuencia, más o menos cada dos o tres horas, o de 8 a 12 veces en un período de 24 horas.

Cómo establecer un buen suministro de leche

Cuando estás lactando, es esencial tener una buena nutrición, ingerir muchos líquidos, y descansar. Duerme cuando el bebé duerme y toma muchos líquidos que sean saludables. La leche, el agua y el jugo son buenas opciones... y recuerda estar relajada. Vas a tener que llevar una dieta básica saludable para sostener la producción de leche materna, pero no necesitas nada muy sofisticado. Algunos bebés lactantes son muy sensibles a ciertos componentes de la dieta de la madre, pero la mayoría le hacen bien sin importar lo que comas. En general, tu cuerpo reacciona al hambre de tu bebé: Si él no come mucho, tú no producirás mucho, pero si tiene buen apetito, ¡producirás una gran cantidad!

Cuándo dar de comer a tu bebé

Alimenta a tu hambriento recién nacido cuando lo pida. Como su estómago es muy pequeño, durante los primeros días no va a comer mucho, pero va a querer que lo amamantes con frecuencia. La mayoría de los recién nacidos necesitarán entre 10 y 12 sesiones en un período de 24 horas, o una vez cada una a tres horas. Cuando estés estableciendo tu suministro de leche, despierta al bebé para comer si duerme más de tres horas durante el día o cuatro horas durante la noche. De otro modo despertará con demasiada hambre para que puedas alimentarlo bien. Cuando tome su ritmo, él te despertará para comer cuando lo necesite.

¿Cuánto es suficiente?

Al igual que muchas otras mamás en lactancia, tal vez no estás segura de cuando tu bebé ha comido suficiente. Sabrás que está recibiendo algo si puedes oír cómo traga mientras lo amamantas. Otro indicio es ver qué tan bien duerme después de una comida. Si su estómago está lleno y tiene el pañal limpio, probablemente volverá a caer dormido después de comer. Otros indicios de que tu recién nacido está comiendo suficiente: 

 • Produce aproximadamente seis pañales mojados cada día después de la leche y entre dos y cinco deposiciones blandas y amarillentas cada día hasta que cumpla seis semanas. Algunos bebés procesan la leche tan eficientemente que pocas veces evacuan heces.
 • Su orina es de un amarillo pálido, no amarillo intenso ni naranja
• Tus senos se sienten suaves y "vacíos" después de cada sesión

Durante la primera semana de vida, se espera que un bebé pierda algunos gramos, hasta 10 por ciento de su peso de nacimiento. Sin embargo, después de la primera semana tu bebé debe empezar a ganar peso consistentemente, y para la segunda semana deberá alcanzar al menos el peso con que nació. Para la tercera semana, su cara debe estar poniéndose redonda. El médico pesará a tu bebé en cada visita.

¿Cuánto no es suficiente?

Ocasionalmente podrás sentir que tu bebé no está recibiendo suficiente leche. Después de darle el pecho por mucho tiempo, puede parecer como que aún está hambriento, aunque tú te sientas "vacía". Esta es la manera en que la naturaleza hace que tu suministro de leche se mantenga a la par con los crecimientos acelerados de tu bebé. Así es como funciona el sistema. Ten la seguridad de que tu bebé estará bien siempre que mame vigorosamente y continúe orinando y evacuando con normalidad. Tu suministro de leche aumentado se ajustará a su nueva necesidad. Tu cuerpo necesita de 36 a 48 horas para adaptarse a las necesidades aumentadas de tu bebé. Él es quien tiene que pedir con la frecuencia necesaria para que tu cuerpo reciba las señales correctas. Así que, déjalo hacer su trabajo. Todas las madres lactantes pasan por breves períodos en los que el suministro de leche no satisface la demanda. La forma en que la naturaleza satisface este incremento en la demanda es que el bebé mame. Relájate y disfruta estos ritmos naturales.pampers-rewards

También te puede interesar: