Recompensas
El control de dos meses de tu bebé

El control de dos meses de tu bebé

A los dos meses, tu bebé sigue siendo un interrogante para ti. Sin embargo, sus hábitos de sueño y alimentación se están volviendo más predecibles. A esta edad, comenzará a aparecer el color real de sus ojos y su rostro comenzará a lucir más delgado y su cuerpo más regordete que incluso hace una semana. Esta visita se ocupará principalmente de su tamaño y peso, aunque también de su alimentación y de la intensificación del llanto esperable a esta edad. También es el momento de sus primeras vacunas.

En esta visita, es probable que tu médico:

  • Controle el peso de tu bebé para asegurarse de que esté creciendo de manera saludable y constante. Haz clic aquí para ver Baby Growth Chart track your babys growth and development.
  • Te pregunte sobre la audición y vista del bebé, así como también otros desarrollos nuevos en materia de habilidades.
  • Te dé información sobre el desarrollo y comportamiento del bebé a esta edad.
  • Le coloque al bebé su primer conjunto importante de vacunas.
  • Se ocupe de otras cuestiones menores de salud, como por ejemplo cómo aliviar la costra láctea o la irritación causada por los pañales.
  • Responda las preguntas que tengas sobre amamantamiento.
  • Te hable sobre cómo tratar enfermedades leves en casa.

El médico querrá saber lo siguiente:

  • ¿Tu bebé ha visitado a otro médico desde la última visita? Si es así, ¿por qué? ¿Qué sucedió en esa visita? ¿Te recetaron alguna medicina o algún tratamiento?
  • ¿Tu bebé sostiene su cabeza cuando lo colocas sobre su pancita?
  • ¿Usa sus brazos para levantar su torso cuando está boca abajo?
  • ¿Se sonríe solo?
  • ¿Hace sonidos cuando le hablas?
  • ¿Levanta sus piernas cuando está de espaldas?
  • ¿Sostiene su cabeza con mayor firmeza cuando lo colocas sobre tu hombro o lo alzas?
  • ¿Duerme más de noche y menos de día?
  • ¿Tiene un período de llanto al final del día? Todos estos comportamientos son esperables en este momento.

Háblalo con tu médico

  • Rutina diaria. ¿Cómo se alimenta tu bebé? ¿Cómo duerme? ¿Cómo son sus patrones de llanto? Discute estos temas con tu médico. Si tu bebé está especialmente nervioso, tu médico podrá mostrarte formas de calmarlo.
  • Volver al trabajo. Si debes volver al trabajo pronto, discute con el médico de qué manera se puede facilitar la transición para ti y tu bebé.
  • Discute consejos confusos o contradictorios. Todos tienen teorías sobre la crianza de los niños, pero es el médico a quien debes escuchar para que te de las recomendaciones más actuales.
  • Vida familiar. Discute de qué manera se está adaptando tu familia al bebé nuevo y trata cualquier otro problemas que tengas con los hermanos y que te sea difícil manejar.
  • Salidas. Habla con el médico si aún no has salido de casa con tu recién nacido.
  • Doctora Mamá. ¿Estás lista para manejar enfermedades leves o la fiebre que puede tener el bebé después de recibir sus vacunas? Recibe instrucciones antes de irte.

¡Habla ahora!
Muchos padres primerizos observan cambios en la visión y audición de su bebé a esta edad. Habla con el médico sobre las inquietudes que tengas. El médico querrá saber lo siguiente sobre tu bebé:

  • No te mira ni te sigue con su vista cuando te mueves de un lado al otro dentro de su rango de visión. A esta edad, su rango es de aproximadamente 6 a 18 pulgadas.
  • No se gira al oír voces, especialmente la tuya o la de personas conocidas como niñeras u otros familiares.
  • No sonríe en respuesta a ti o a otros.
  • Se siente todavía tan blandito que parece que se resbala de tus manos o no sostiene su cabecita.
  • Se mueve de manera irregular o mueve una pierna o un brazo más que el otro.
  • Tiene otros problemas con sus ojos, especialmente si los tiene llorosos o con pus. Es probable que tenga un conducto lagrimal tapado o estrecho que debas controlar.
  • No emite ningún sonido.
  • No permanece alerta durante más de 30 minutos.
  • No tiene seguro de salud. Hay muchos programas disponibles que proveen dicha cobertura.

Infórmale al médico si las cosas no se están acomodando para ti como padre o no han mejorado desde el último mes. Si estás deprimida, tu bebé lo percibirá y ello podría afectar su desarrollo. Tu bebé te necesita en tu mejor momento para su crecimiento mental y emocional; por ello, recibe ayuda ahora. Puedes pedirle a tu médico o a la institución de cuidado de la salud una recomendación.

Finalmente, recuerda que cada bebé es diferente y se desarrolla a su propio ritmo. Hablar con tu médico sobre tus inquietudes puede darte la tranquilidad que un padre primerizo necesita.

También te puede interesar:

Pañales

Pañales Pampers Swaddlers Sensitive

El mejor cuidado para la piel de Pampers