Recompensas
Visita pediátrica: 4 meses

Visita pediátrica: 4 meses

El control de los cuatro meses es el momento ideal para presumir de tu precioso bebé. Vístelo bonito para la visita y celebren lo lejos que han llegado juntos. Tu bebé de cuatro meses permanecerá sentado sobre tu regazo y mirará a los extraños con desconfianza antes de intentar lanzarles una sonrisa o un sonido para que le hablen. Luego sonreirá y encantará a todos. Siente curiosidad por todo y es probable que no proteste demasiado durante la revisión. Por lo general, no presenta inconvenientes. Disfruta de que todos lo miren.

Recibirá unas cuantas vacunas en esta visita. Por lo tanto, recuerda llevar su cartilla de vacunación. Informa si has cambiado tu seguro de salud o si no tienes uno.

En esta visita, es probable que tu médico:

  • Pese y mida al bebé. Haz clic aquí para ver nuestra tabla de crecimiento.
  • Mida la cabeza de tu bebé.
  • Le coloque su segundo conjunto de vacunas.
  • Responda tus preguntas sobre cuidado del bebé y transiciones en su cuidado.
  • Te dé información sobre el desarrollo, el temperamento y el comportamiento de tu bebé.
  • Discuta maneras de ayudar a tu bebé a desarrollar patrones de sueño saludables.

El médico querrá saber lo siguiente:

  • ¿Tu bebé ha visitado a otro médico desde la última visita? Si es así, ¿por qué? ¿Qué sucedió en esa visita? ¿Te recetaron alguna medicina o algún tratamiento?
  • ¿Tu bebé se para sobre sus manos cuando está pancita abajo?
  • ¿Se gira hacia atrás estando pancita abajo? Algunos bebés pueden girarse al revés también.
  • ¿Balbucea, lanza grititos o se ríe?
  • ¿Alcanza o agarra objetos o al menos lo intenta? ¿Se agarra sus manos?
  • ¿Sostiene una sonaja o juguete pequeño?
  • ¿Te observa y sigue con la vista por la habitación?
  • ¿Reconoce tu voz?
  • ¿Junta sus manos al centro?
  • ¿Se sienta con algún apoyo?
  • ¿Se lleva objetos a la boca, hace burbujas o babea?
  • ¿Duerme más por la noche?
  • ¿Te sonríe cuando tú le sonríes?

Si bien todos los bebés se desarrollan a su propio ritmo, la mayoría puede realizar casi todas estas cosas. Cuéntale al médico qué ha logrado hasta ahora y qué actividades de la lista está próximo a lograr.

Háblalo con tu médico
Tu médico quiere saber más que números. No temas aprovechar este momento para preguntarle cualquier cosa sobre tu bebé. Por ejemplo:

  • Discute sus hábitos alimenticios. Coméntale si crees que ya está preparado para consumir alimentos sólidos. La mayoría de los bebés están listos para los alimentos sólidos en algún momento entre los 4 y los 6 meses. Recibe instrucciones sobre cómo es aconsejable comenzar.
  • Conversa sobre sus hábitos de sueño. Tu médico puede aconsejarte sobre cómo planificar un ritual para ir a dormir que ayude a tu bebé a calmarse y dormir toda la noche.
  • Muchos padres están listos para volver al trabajo cuando sus bebés tienen 4 meses. Discute tus planes para el cuidado del bebé y los problemas o las inquietudes que tengas.
  • ¿Has realizado algún cambio en tu hogar o vida familiar? Comunícaselo al médico. Estos cambios siempre afectan al bebé.
  • También infórmale si no tienes seguro de salud. Hay programas de seguro especiales para niños. ¡No te quedes sin uno!
  • Dile a tu médico si estás disfrutando de tu bebé en este momento. Se debe resolver de inmediato cualquier cosa que interfiera con tus necesidades de disfrute.
  • Si aún no has salido de casa sin el bebé, es momento de hacerlo. Si te incomoda dejar al bebé durante períodos breves, seguramente el médico querrá conocer tus inquietudes y sentimientos.
  • Algunos bebés son sociales a esta edad y pueden querer destetarse. Si te parece que está sucediendo, coméntalo ahora.
  • Tu bebé ya debería ir haciendo entre dos y tres siestas en un período de 24 horas. Si no lo hace, coméntalo en esta visita.

¡Habla ahora!

  • Hay determinadas cuestiones que les preocupan a ti y a tu médico. Infórmale al médico si tu hijo:
  • Parece no observar las cosas aunque las tenga muy cerca o no te sigue con la mirada por la habitación.
  • No hace sonidos o hace menos sonidos que antes.
  • Detecta los sonidos menos que antes o no responde ante ellos, especialmente a tu voz. Podría ser solo su forma de ser o una señal de pérdida de audición
  • Usa una mano más que la otra. A esta edad, los bebés debería usar ambas manos por igual.
  • No patea con ambos pies o mantiene sus piernas rígidas la mayor parte del tiempo.
  • No levanta su cabeza cuando está recostado de pancita.
  • Mantiene sus manos cerradas y no agarra objetos.
  • No se lleva cosas a la boca.
  • No se gira.
  • No puede soportar el peso con sus piernas o se tambalea cuando se lo para.
  • Todavía se siente flojo o poco firme o le cuesta controlar la cabeza.

Al salir de esta visita deberías sentirte:

  • Feliz porque estás a un paso de la vacunación completa.
  • Confiada de que puedes manejar fiebres o molestias menores.
  • Con un plan para abordar las necesidades de sueño y alimentación de tu bebé.
  • Orgullosa del crecimiento y de los avances de desarrollo de tu bebé.
  • Contenta de haber recibido la ayuda que necesitas para cuidar de tu bebé.

También te puede interesar:

Pañales

Pañales Pampers Swaddlers Sensitive

El mejor cuidado para la piel de Pampers