Recompensas
Comportamiento y desarrollo del niño de 3 años

Comportamiento y desarrollo del niño de 3 años

Los niños de 3 años son fascinantes. Sus fantasías, su imaginación y sus intentos de hacer todo ellos mismos los hacen muy especiales.

Juegos imaginarios

El uso de la imaginación es ahora una manera de vivir, y cada objeto, persona y situación puede mágicamente transformarse en algo más.

Tu pequeño de 3 años ahora crea cuentos para explicar lo que ocurre en su vida, y descubrió el poder de las palabras para hacer que las cosas ocurran.

Los amigos imaginarios, siempre dispuestos a seguirlo, son muy comunes y compañeros saludables. No les prestes demasiada atención, porque cuando se pregunta demasiado, suelen desaparecer o convertirse en el foco de atención.

A esta edad, los pequeños no mienten, pero sí pueden reconstruir la realidad en forma creativa, de manera que las cosas son como ellos desearían. Tu hijo cree que sus palabras pueden crear una realidad a su gusto, y que pueden negar la que existe.

Jugar con los demás

A esta edad, el juego debe ser muy interactivo y cooperativo. Quizás la parte más importante del apoyo de los padres en esta etapa sea que le permitan jugar con otros niños y resolver sus problemas con ellos.

La importancia de la rutina

Los niños de 3 años se esfuerzan por comprender y controlar su mundo, y las rutinas predecibles son muy importantes para ellos. Cuando sus días son todos distintos, tu hijo probablemente se torne irritable y quejoso. Tener una rutina diaria de situaciones ordenadas ayuda a loa niños a saber qué es lo que ocurre luego, y los hace sentir en control.

Los niños de 3 años tienen rituales para crear una sensación de igualdad y control de su mundo. Respeta estos rituales, siempre que no compliquen la vida diaria demasiado.

Palabras maravillosas

Es realmente maravilloso escuchar hablar a los pequeños de 3 años. Sus relatos fantásticos están tomados de sus experiencias y su imaginación, con algunos hechos y muchos comentarios. A un niño de esta edad no lo detiene la falta de vocabulario, por lo que inventa palabras periódicamente que te permiten ver el mundo de otra forma. Las fuentes de los parques son "aguas que saltan" y una camioneta se convierte en un "automóvil caja", por ejemplo. Disfruta de estas ‘palabras inventadas’, porque desaparecen tan pronto su vocabulario se amplía.

Disciplinar al pequeño de 3 años

Ahora, la disciplina es la relación clara entre una acción errónea y su consecuencia, como hacer que el niño ordene el desorden que creó, o que guarde los juguetes.

Si tu hijo de 3 años hace algo equivocado, es importante que manejes la situación de inmediato, porque tu podrás recordar el hecho, pero él no.

Lo importante es que disfrutes la magia de los 3 años y te maravilles ante el arduo trabajo que demanda ordenar el mundo.

También te puede interesar: