Cómo encontrar a una buena niñera

Cómo buscar una buena niñera

Las niñeras son como piedras preciosas. Hablamos de ellas con entusiasmo pero en voz baja y algunas veces nos negamos a compartir a las mejores, incluso con nuestros amigos. Una niñera ofrece las dos cosas que los padres más valoran: tiempo y tranquilidad.

Es un trabajo para el que se necesita un gran nivel de madurez. Aun así, muchos niños de 12 años pueden calmar a un pequeño que llora mejor que algunos estudiantes de universidad. El tener años de práctica con hermanos menores parece dar una ventaja considerable, en especial si la niñera cuida de dos niños.

¿Qué puedes hacer para encontrar y conservar una niñera excelente? Aquí te mencionamos algunas ideas:

  • Amplía tu búsqueda : Si bien tu primer instinto puede ser buscar una niñera en la escuela secundaria o intermedia local, prueba mejor con una universidad. Es posible que encuentres un estudiante que no es de la ciudad y que extrañe las interacciones de una familia y por ello esté dispuesto a cambiar una noche en el dormitorio de la universidad por una paga extra y algo de tiempo en un hogar cómodo. Y seguramente ganarás puntos adicionales si le permites lavar su ropa cuando los niños estén dormidos.
  • Establece una cuota por el servicio contratado. Llega a un arreglo comercial con la niñera mediante el que reservas su tiempo por seis meses o un año y, a cambio de ello, prometes pagarle una cantidad mínima de horas a la semana aunque no la llames. O reserva su tiempo para una noche específica todas las semanas. Asegúrate de que el arreglo les permita realizar cambios con suficiente antelación.
  • Si a tu niñera la hace sentir cómoda, involúcrate en su vida. Asiste a sus presentaciones escolares y competencias deportivas. Envíale una tarjeta o un pequeño obsequio de cumpleaños. Si tu interés en ella es genuino, te tendrá en lo más alto de su lista de clientes.
  • Comunícate con programas de capacitación para obtener referencias. Grupos como la Cruz Roja y Girl Scouts tienen programas de capacitación formales y "certifican" niñeras. Participar de dichos programas significa que se toma su trabajo seriamente.
  • Ten un plan de reserva. Las vacaciones de la escuela, las enfermedades y los exámenes pueden desatar el caos en el cronograma de tu niñera justo cuando la necesitas.

Empieza con un simulacro. Lleva a una niñera para que pase algunas horas con tus hijos mientras tú estás en casa. Págale por su tiempo, por supuesto. Así podrás ver cómo interactúan, cómo maneja las demandas en conflicto de más de un niño (si es tu caso) y si su estilo refleja tus valores.

También te puede interesar: