baby-basics-common-newborn-carefeeding-tips

¿Esperas mellizos o trillizos? ¿Cuál es la diferencia de tener un Pregnancy múltiple?

¡Sorpresa! Parece que cumplirás de una vez tu deseo de tener una familia grande. Tu Pregnancy seguramente será especial, e incluso un poco diferente, a un Pregnancy de un bebé, por lo siguiente:

Primeras imágenes. Gracias a las ecografías obstétricas, ahora se pueden ver los Pregnancys múltiples a las seis semanas. Si bien puede ser difícil distinguir un latido de otro, tu médico contará la cantidad real de latidos por minuto de cada bebé.

¿Cuál es la diferencia de tener un Pregnancy múltiple? Para empezar, automáticamente te conviertes en una paciente de alto riesgo. Probablemente te sientas bien, pero tener mellizos o un Pregnancy múltiple de más de dos bebés presenta riesgos especiales. Quizá te deriven con un especialista en medicina materno-fetal, que se ha capacitado para trabajar con Pregnancys de alto riesgo. En comparación con las mujeres con un Pregnancy de un bebé, probablemente harás más consultas prenatales, te realizarán más análisis de sangre y ecografías.

Gemelos en comparación con mellizos. Gemelos. En este caso, un óvulo se divide en dos embriones, lo que da como resultado a dos bebés “idénticos”. A veces ambos bebés comparten el mismo saco amniótico, lo que aumenta el riesgo de que ocurran ciertos problemas, por ejemplo, enredarse con los cordones umbilicales. Otro riesgo es la transfusión de gemelo a gemelo, donde un gemelo recibe más nutrición que el otro. Por esta razón, los médicos siempre miden a cada bebé durante un Pregnancy múltiple.

Mellizos. Dos o más óvulos se fertilizan simultáneamente y esto da como resultado varios embriones. En los Pregnancys múltiples, puede haber mellizos y gemelos, o trillizos en un Pregnancy. El riesgo principal en el Pregnancy de mellizos es el nacimiento prematuro.

Parto prematuro. Este es el riesgo más importante de cualquier Pregnancy múltiple. Con mellizos o Pregnancys de más de dos bebés, cada uno suele ser más pequeño, dato que todos deben compartir el espacio de tu útero. Si un bebé nace antes de las 40 semanas no hay tantos problemas, pero si nace antes de las 36 semanas significa que tendrá problemas para respirar y succionar.

La clave está en la preparación. Lo mejor que puedes hacer por tus bebés es cuidarte y no faltar a las consultas con el médico. Tienes un riesgo más grande de sufrir complicaciones, por lo que debes descansar antes de que nazcan los pequeñitos.

También te puede interesar: