Recompensas
Señales del parto prematuro: síntomas y causas

Señales del parto prematuro: síntomas y causas

Probablemente escuchaste que llegada la fecha prevista de parto, el útero se contrae en ocasiones a medida que crece, se estira y comienza a 'prepararse" para el parto. Estas contracciones de práctica se llaman contracciones de Braxton-Hicks y son perfectamente normales.

Sin embargo, cerca del 10 por ciento de las mujeres embarazadas experimentan contracciones de parto prematuro. A diferencia de las contracciones de Braxton-Hicks, las contracciones del trabajo de parto prematuro son reales. Indican que está comenzando el trabajo de parto antes de que tu bebé esté preparado para nacer.

¿Cómo te darás cuenta si estás teniendo contracciones de Braxton-Hicks o contracciones de trabajo de parto prematuro? Las diferencias yacen en la frecuencia, la intensidad y la duración. Esto es lo que debes tener en cuenta:

Contracciones de Braxton-Hicks

Comenzarás a sentir las contracciones de Braxton-Hicks en el tercer trimestre. Probablemente sientas como un endurecimiento del útero, casi como si estuviera formándose una pelota, o quizás sientas que el bebé está dando saltos mortales. Estas contracciones generalmente no son dolorosas y se detendrán luego de una hora aproximadamente. Aunque todas las mujeres tienen contracciones de Braxton-Hicks, no todas las sienten, particularmente con el primer bebé. Por lo tanto, no te asustes si nunca las sientes.

Síntomas de trabajo de parto prematuro

Las contracciones de parto prematuro pueden producirse en cualquier momento entre la semana 20 y la semana 37 de Pregnancy. No se interrumpen, y se pueden volver aún más constantes, regulares e incómodas a lo largo del tiempo.

Indicios de trabajo de parto prematuro:

  • Dolores similares a los menstruales sobre el hueso púbico
  • Presión o sensación de dolor en la zona de la pelvis, las nalgas o la ingles
  • Dolor lumbar en la zona baja o presión en la espalda
  • Dolores intestinales o diarrea
  • Pérdidas vaginales en aumento
  • Pérdidas de fluidos, de color rosáceo o amarronado, o sangre vaginal

Si detectas algunos de estos síntomas o más de cuatro contracciones por hora, comunícate con el proveedor de atención médica de inmediato. Es posible que te pidan que te acerques al centro de atención para que te controles, o tu proveedor quiera tomar el tiempo de las contracciones. Puedes sentir las contracciones (tu útero que se endurece y se relaja) si te tocas el abdomen con los dedos suavemente.

Cómo detener el trabajo de parto prematuro

Si comienzas con el trabajo de parto prematuro, tu proveedor de atención médica te sugerirá que hagas reposo, quizás en cama, y que tomes mucho líquido.

Si las contracciones continúan, quizás te hospitalicen de modo que tu proveedor de atención pueda controlarte con más frecuencia.

Cómo evitar el trabajo de parto prematuro

También puedes tomar ciertas precauciones que te ayudarán a evitar el trabajo de parto prematuro desde el comienzo.

  • Toma ocho onzas de jugo o de agua cada un par de horas para evitar la deshidratación, lo cual puede hacer que el útero se vuelva más irritable."
  • Debes tener una dieta saludable y aumentar entre 11 y 16 kilos durante el Pregnancy.
  • Cuando vayas al baño, debes higienizarte y limpiarte desde adelante hacia atrás para evitar desarrollar una infección urinaria.
  • Siéntate con las piernas en alto cada una hora aproximadamente, y no levantes objetos pesados.
  • Deberás dejar de hacer actividad física y descansar si tienes contracciones que no paran rápidamente.
  • Intenta reducir las situaciones estresantes en tu vida.

La posibilidad de un trabajo de parto prematuro es atemorizante, pero la mayoría de las mujeres experimentan contracciones de Braxton Hicks.

Debes cuidarte y asegurarte de estar en contacto con tu proveedor de atención médica en caso de que suceda algo inusual.

También te puede interesar:

Toallitas húmedas

Toallitas Pampers Sensitive

Menos pasadas para una limpieza más suave*