Recompensas
pregnancy-week-by-week-week-31

Accede a todas las semanas

Ir

Embarazo de 31 semanas: qué esperar

Tu bebé


Muchos médicos les recomiendan a sus pacientes que monitoreen los movimientos del bebé bien entrado el tercer trimestre. Esta es la técnica: A aproximadamente la misma hora todos los días (de ser posible, el momento en que tu bebé está más activo), recuéstate y lleva un registro de cuánto tardas en sentir diez patadas, giros o sacudones; cualquier tipo de movimiento.

Idealmente, esto debería ocurrir en menos de una hora. Para muchas mujeres, esto sucede en pocos minutos, según el momento del día. Si pasa una hora sin ningún movimiento, come algo, recuéstate e inténtalo nuevamente. Si aún no sientes nada, llama a tu médico.

Tu bebé mide aproximadamente 28 cm (11,2 pulgadas) de largo de la coronilla al cóccix (43 cm [17 pulgadas] estirado), y pesa cerca de 1,5 kg (3,3 libras), ¡similar al tamaño de una piña!

Ya ha estado en posición fetal con sus piernas dobladas por varias semanas; ¡y aún debe crecer mucho! No crecerá mucho a lo largo, pero aumentará 900 g (2 libras) este mes. ¡Dentro de nueve semanas, estará listo para saludarte!

No te preocupes, si tu bebé parece menos activo a medida que transcurren las semanas. De hecho, los movimientos menos frecuentes significan que va bien (suponiendo que cuentas diez movimientos durante una hora todos los días). Sus movimientos se vuelven menos erráticos y más controlados, además, ¡no hay mucho espacio en tu útero como había algunas semanas atrás! Dado que hay menos espacio dentro del útero a medida que tu bebé crece, puede moverse menos en el tercer trimestre que antes en el embarazo. Pero de todas formas, los bebés se mueven regularmente y con mayor coordinación. Para asegurarte de que los movimientos de tu bebé sean como se espera, se sugiere que cuentes todos los días la cantidad de movimientos que tu bebé realiza en un período de dos horas; si percibes diez movimientos en este espacio de tiempo, puedes quedarte tranquila de que tu bebé está bien.

Tu embarazo


Es posible que sientas que te cuesta respirar desde hace unos meses, pero ahora probablemente sea más difícil tener suficiente aire. Esto es porque tu útero ya muy expandido está empujando el diafragma contra tus pulmones.

¡Si tu bebé está bajo, considérate afortunada! A las mujeres con bebés ubicados más arriba les cuesta más respirar. Si te encuentras resoplando agitadamente, detente y respira profundamente (tan profundo como puedas). Hacia el final del embarazo (alrededor de las semanas 37 o 38), la carga puede aliviarse ya que tu bebé descenderá hasta tu pelvis y creará menos presión en tu diafragma y tus pulmones, lo que te permitirá respirar con mayor facilidad.

Probablemente has estado atenta a los síntomas de trabajo de parto prematuro desde la mitad del segundo trimestre. Ahora que estás en el tercer trimestre, tu cuerpo puede comenzar a practicar para el trabajo de parto. Estas contracciones de práctica son llamadas contracciones de Braxton-Hicks.

Son diferentes de las contracciones de parto prematuro y no son motivo de alarma. ¿Cómo notas la diferencia? Si las contracciones son irregulares y se detienen cuando cambias de posición o caminas, probablemente estés experimentando Braxton-Hicks.

También te puede interesar: