Nunca dudes en presentar tus preocupaciones, sin importar qué tan triviales sean cuando tengas una cita con el proveedor de atención de salud de tu bebé.

En la visita de 1 año de tu bebé, asegúrate de hacer todas las preguntas respecto a los problemas o comportamientos que notaste en tu hijo:

  • No soporta el peso en sus piernas.

  • Todavía tiene uno o ambos ojos cruzados, incluso parte del tiempo.

  • No usa ambas manos de igual forma.

  • No utiliza palabras reales o no sabe su nombre.

  • No gatea ni se desplaza hacia adelante de ninguna forma.

  • No le tiene miedo a los extraños o sufre ansiedad al separarse de los padres. El miedo y la ansiedad son reacciones normales de las situaciones de esta edad.

  • No señala objetos.

  • Parece tener problemas de visión o audición.

  • Perdió una habilidad que ya había desarrollado.